Zamora vs. Mineros: sólo vale el presente

by Ignacio Benedetti

Parece unánime aquello de que la final del fútbol venezolano será un gran espectáculo. Supongo que se toma en cuenta el estatus de cada uno de los equipos así como las estadísticas que ambos sumaron durante la temporada. Se habla también de las diferencias entre los modelos de juego, pero no se si se le haga suficiente caso a los futbolistas, generadores del juego y a la misma vez intérpretes de la estrategia. Ya lo decía el poeta argentino Antonio Porchia: “el universo no constituye un orden total. Falta la adhesión del hombre”.

El fútbol es mucho más que un juego; es una serie de conductas que deben encontrar la armonía necesaria para crear un caos. Puede que suene contradictorio pedir consonancia para luego producir desorden, pero no lo es, ya que sólo a través de esa simetría podrá un equipo avanzar para luego dominar al rival. ¿Cómo puede lograrse eso? Atendiendo al llamado del futbolista.

El jugador en sí mismo posee unas cualidades que pueden ser divisadas por cualquier observador atento. Por ejemplo, todo el mundo sabe que Lionel Messi es casi indetenible con la pelota dominada y con espacios libres por ocupar. Ahora bien, el argentino también muestra una serie de pautas que únicamente son explicables a partir de su pertenencia a un colectivo que potencia sus virtudes ya conocidas, enriqueciéndolo con otras que son producto de su integración a una determinada sociedad.

Esa aparente previsibilidad que nace del “conocimiento” de las capacidades individuales, sumado a datos que describen el pasado es lo que nos lleva a creernos capaces de pronosticar cómo será un juego de fútbol. Disociamos al futbolista de todo lo que lo rodea y lo compone. Nos conformamos con cables que informan acerca de esquemas tácticos o intensidad de entrenamientos, sin reparar en que los estados anímicos son quizás más importantes para el futbolista. Y hasta los momentos no se ha inventado artefacto alguno que mida las reacciones futuras del ser humano. Todos los datos estadísticos son sólo una ventana al pasado.

Nadie en su sano juicio puede dudar de las aptitudes de Richard Páez o de Noel Sanvicente como directores técnicos. Pero más allá de un “duelo de estrategias” entre los conductores de Mineros y Zamora – que la habrá, no hay duda – nos conviene acercarnos a cada equipo y a las interacciones o los accidentes que cada uno puede generar, y desde allí comprender que este es un juego imposible de predecir. Ya lo dijo Dante Panzeri en 1.971: “en el fútbol no existe el futuro. Solamente existe el momento. Si lo que va a pasar es conocido, no pasa. Ya pasó”.

Columna publicada en el diario Líder el domingo 18 de Mayo de 2.014