Primeras sensaciones de los Xolos de Farías

by Ignacio Benedetti

– Empate a tres goles entre América y Xolos de Tijuana en un partido típico de esta etapa de readaptación a la competencia. Digo típico porque salvo contadas ocasiones, en estos encuentros el dominio del partido es compartido, un tiempo para cada uno. Y hago énfasis en el término “etapa de readaptación a la competencia” porque entre torneo y torneo no hay tiempo para realizar una pretemporada.

– En los primeros minutos del partido se ve a Xolos presionando arriba, siendo un equipo corto, recuperando la pelota en campo del América. No logró pisar el área rival pero si colocó hasta siete futbolistas en campo americanista.

– Esa intención de realizar una presión alta llevó a la defensa de Farías a ubicarse cerca del centro del campo para que el equipo no cediera espacios al rival. Me decía en estos días un entrenador venezolano, conocedor del fútbol mejicano, que esa es una costumbre de los defensores de aquel país: jugar lejos de su área. De ser así, Farías tiene tarea por delante para evitar errores que se observaron en este partido.

– América picó adelante tras una pelota parada que encontró a los defensores de Tijuana más pendientes de reclamar un fuera de lugar que de defender. Observaron la pelota, perdieron la referencia del rival y la pelota fue a las redes. Hay que acotar que el gol tuvo que ser anulado por fuera de juego.

– Desde ese momento, el equipo de Farías fue un “equipo de Farías”. Esto quiere decir que se agrupó cerca de su área y cuando recuperaba el control del balón salía a través de largos pelotazos que, por ser tan anunciados, carecieron de sorpresa o efectividad. El plan inicial de hacerse dueño de la pelota, ser un equipo corto y colocar muchos futbolistas en campo rival dejó de ser la idea principal para darle paso a transiciones rápidas.

– En cada pelotazo se pudo observar que la defensa de Xolos salía muy rápido de su zona defensiva para acercarse al medio del campo. Esa parece ser la naturaleza de estos jugadores, por lo que queda ver si Farías se adapta a esas condiciones o convence a sus futbolistas de ser representantes de una idea más conservadora, más de su técnico.

– Antes hacía mención a los errores que presentó Xolos en defensa. Defensores muy adelantados que dudaban entre achicar o no cuando el rival llegaba a esa zona, lo que permitió que América encontrara tranquilamente el camino para convertir el segundo gol. Tres defensores, uno de ellos da un paso hacia adelante y los otros dudan mientras que los jugadores americanistas van de cara al marco y consiguen el segundo tanto.

– Mientras tanto, Xolos no generaba sociedades; era un equipo que no encontraba como juntar a sus jugadores más talentosos y sólo pisaba el área rival a través de cobros de faltas que de no haber sido por la inseguridad del arquero americanista no hubiesen tenido mayor significado. Así terminaba el primer tiempo, con un América que ganaba y dominaba y un Xolos que no tenía rumbo cierto más allá de las apariciones del lateral Edgar Castillo y el delantero Paul Arriola, dos futbolistas que le puedan servir de mucho a Farías.

– Xolos no tuvo desde el inicio a figuras importantes como Hércules Gómez o Hernán Pellerano, ambos futbolistas llamados a contribuir decisivamente en la causa del equipo de Tijuana y que hoy, cuando hicieron su aparición, se mostraron influyentes e importantes.

– Hay otro jugador del equipo de Farías que me llamó la atención: Greg Garza. Es un lateral de pryección que hoy se movió por la izquierda como variante de Castillo. No se si alguno tenga la posibilidad de adelantar su posición y hacer de volante por ese costado, pero si Farías consigue eso, tendrá una banda izquierda muy veloz y ofensiva.

– Xolos empata el partido justo cuando el tres a cero favorable al América presagiaba una goleada. Casi de manera inmediata consiguieron el segundo gol en la mejor jugada de todo el partido para el conjunto del venezolano. Varios toques del centro a la izquierda para luego ir de afuera hacia adentro y conseguir el segundo tanto.

– Esa maniobra da a entender que Xolos no es un equipo limitado o carente de herramientas sino que es un conjunto con limitaciones, quien sabe si por el poco tiempo que han tenido de trabajo con el cuerpo técnico o porque la idea de Farías no termina de ser aceptada por el equipo. Es muy temprano para sacar una conclusión, pero da la sensación de ser un equipo que puede ir a más.

– El empate a tres es lo de menos. La remontada le sirve al equipo de Farías más en lo anímico que en lo futbolístico porque les permite seguir trabajando con algo de tranquilidad y porque deja la impresión de poder afrontar los partidos de eliminatoria directa (Concacaf Liga Campeones) con un plus: la fortaleza para resistir y levantarse. No hay que olvidar que aprovechar los errores del rival es una virtud y hoy el equipo de Tijuana supo hacer justamente eso.

– El camino de Farías recién empieza y parece que necesitará algo más de tiempo, pero  hoy, después de remontar un tres a cero, todo parece caer como anillo al dedo: cuchillo entre los dientes, espíritu de lucha y poco fútbol.